Tradicionalmente, se realizaba la técnica del ahumado para preservar la carne. Aunque ahora conocemos mejores maneras de conservarla fresca, la popularidad de la carne ahumada no ha desaparecido. Es la mejor forma de resaltar el sabor intenso y suculento del lomo, de las costillas u otros cortes de carne que sencillamente saben mejor cuando se ahúman hasta que la carne se desprende de los huesos. Puedes poner la carne en salmuera primero o aliñarla, usar un ahumador u horno eléctrico para ahumar de última tecnología o un asador o parrilla a carbón vegetal y elegir de entre una variedad de maderas, cada una de las cuales le da diferentes sabores a la carne. Más allá de algunos detalles a tener en cuenta, la carne se cocina a fuego mínimo y uniforme durante muchas horas hasta que está completamente ahumada quedando perfecta y deliciosa. Lee el paso 1 para aprender a ahumar cualquier tipo de carne.

Elige un ahumador. Los expertos en ahumar carnes suelen decir que todo lo que necesitas para ahumar carne es un agujero en el suelo. Si bien, eso puede ser cierto, usar equipos diseñados para ahumar hace que el proceso sea mucho más sencillo y te garantiza resultados más confiables. Si te gustaría tratar de cocinar así, pero no estás seguro de si lo harás más de una vez, puedes usar tu asador a carbón vegetal para ahumar la carne.[1] De lo contrario, considera invertir en uno de los siguientes tipos de ahumadores:

  • Un ahumador a leña. Se sabe que los ahumadores a leña son los que producen los resultados más sabrosos. Se alimentan de bloques de madera dura y astillas, los cuales le dan su sabor intenso a la carne que ahúmas. Los ahumadores a leña tienen su maña, ya que es necesario controlarlos atentamente y agregarles leña constantemente para que la temperatura se mantenga constante.
  • Un ahumador a carbón vegetal. Esta es una opción ideal tanto para principiantes como expertos. Los ahumadores a carbón vegetal se alimentan de una mezcla de carbón vegetal y leña. El carbón vegetal emite calor durante más tiempo y más uniformemente que la leña, por eso los ahumadores a carbón vegetal son más fáciles de usar que los a leña. Si es necesario, puedes armar un ahumador a carbón vegetal usando el asador que tienes en tu patio.
  • Un ahumador a gas. Estos son fáciles de usar y no tienes que controlar la temperatura durante todo el día, pero el producto final no tiene tanto sabor como la carne ahumada en un ahumador a leña o a carbón vegetal.
  • Un ahumador eléctrico. Al usar uno de estos, puedes poner la carne dentro, encenderlo y olvidarte del tema hasta que la carne esté lista horas más tarde. Sin embargo, los ahumadores eléctricos no son los mejores para el sabor y además tienden a ser bastante costosos.